Ruta del Barroco

Andalucía va a ser un foco importante de este arte por el número de artistas que se concentran y por la calidad de sus obras, además de por ser vivo y dinámico, encaja perfectamente con el caráter del pueblo andaluz. De esta manera, aparecen torres ricamente decoradas y las capillas y retablos se visten de lujo para engrandecer lo que la Iglesia Católica representa.

En la Subbética dicha representación artística, con características a veces muy locales, va a proliferar ayudado por una situación económica pujante en algunas poblaciones. De esta manera aparece un núcleo fundamental que representa lo más destacado de la provincia. Nos referimos a Priego de Córdoba, al cual se añaden Lucena y Cabra. Todo ello como consecuencia del auge económico que se experimenta en la época, siendo un caso sobresaliente el textil en Priego de Córdoba, permitiendo el desarrollo de obras de Hurtado Izquierdo, Pedrazas, Santaella, etc. en la Subbética.

Priego de Córdoba

Es la ciudad barroca por excelencia. En sus calles y sus plazas toman asiento iglesias y palacios erigidos a lo largo del siglo XVIII por los arquitectos más insignes de aquella época. La iglesia de la Asunción es el ejemplo más notable, pero no el único.

Fuente del Rey: El emblema de Priego, calificada como "la ciudad del agua". Articula un conjunto urbanístico que recoge las aguas de un manantial. En posición elevada se sitúa la fuente de la Salud y, a continuación, la fuente Nueva del Rey, con tres estanques en los que vierten 139 chorros.Tras sucesivas transformaciones desde el siglo XVI, fue terminada de construir a principios del siglo XIX. Diseñada en estilo barroco por Remigio del Mármol, se fecha su terminación en 1803.

Fuente del Rey (Priego de Córdoba)

Se concibe con tres estanques de distinto nivel y forma alargada en la que predominan los contornos curvos. En el primer estanque se sitúa la escultura de un león luchando con una serpiente, obra atribuida al escultor neoclásico Álvarez Cubero. En el segundo, realizado por Remigio del Mármol, la figura central del monumento, una escultura de Neptuno y Anfítrite que cabalgan sobre un carro tirado por caballos que salen del agua. Desde éste, el agua cae al último estanque por una cascada, y acaba saliendo por el mascarón del Clero. En la fuente manan 139 caños, muchos de ellos con mascarones de piedra de rostros fantasmagóricos. Declarada Monumento Nacional. En el mismo recinto de la Fuente del Rey se encuentra la Fuente de la Salud. Cuenta la leyenda que este fue el lugar donde Alfonso XI plantó su campamento. Su origen se debió a la necesidad de canalizar el manantial que abastece a la población. Fue construida por Francisco del Castillo en el siglo XVI, aunque también intervino el cantero local Alonso González Bailén. Está compuesta por un amplio frontispicio de estilo manierista. Toda la superficie de la construcción presenta almohadillado de mármoles polícromos y en el centro, una hornacina con la imagen de la Virgen de la Cabeza. Sobre las rocas del manantial existen diferentes relieves, un pastor con sus ovejas y las figuras de Neptuno, Anfítrite y la Medusa. Declarada Monumento Nacional.

Capilla del sagrario de la iglesia de la Asunción: Es una de las obras maestras del barroco español, y un puntual reflejo de la expansión artística que conoció la ciudad en el siglo XVIII gracias a sus manufacturas textiles. Terminada por Francisco Javier Pedrajas en 1784, su apoteósica riqueza decorativa marcó un hito en el Barroco cordobés, situándolo al mismo nivel que otros focos de este estilo en el continente europeo. Cúpula gallonada: La capilla es un espacio octogonal remontado por una cornisa ondulante con tribuna y un tambor con arcos  sobre el que se eleva la grandiosa cúpula gallonada, en cuyos gajos se alternan los ventanales. Es un espacio sujeto a las variaciones de la iluminación, resaltadas por el gran despliegue decorativo.

Iglesia de la Asunción

Lucena

Cabra

Sagrario de San Mateo: Data del último tercio del s. XVI, considerado como una de las joyas del barroco cordobés, y una de las obras escultóricas más importantes del barroco andaluz y declarada Monumento Nacional

interior del Sagrario 

Parroquia Ntra. Sra. de la Asunción 

Construida sobre un antiguo oratorio musulmán, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles combina sabiamente la serena y proporcionada tradición arquitectónica musulmana con la exuberante belleza del barroco cordobés. El edificio, tal y como lo conocemos hoy, fue realizado entre los siglos XVI y XVIII. Se halla estructurado en cinco naves, sustentadas por arcos que se apoyan en 44 columnas de jaspe rojo. Capillas, retablos, lienzos y tallas decoran su interior, mientras que al exterior se manifiesta una torre, levantada en 1724, y una portada, de 1743, en la que sobresalen sus columnas salomónicas.